Cómo ayudar a los niños que tienen pesadillas

Algo que abruma a los nuevos padres y frustra a los veteranos: tu hijo grita desde su dormitorio en medio de la noche, despertándote mientras entras en su habitación, y lo encuentras sollozando y asustado por una pesadilla. Las pesadillas pueden causar estragos en la capacidad de la familia para tener un sueño reparador y pueden hacer que el niño se resista a la hora de dormir a menos que estén en la cama de mamá y papá, e incluso manteniendo las luces encendidas.

Si bien no podemos evitar las pesadillas en primer lugar, hay medidas que podemos tomar para consolar mejor a nuestros hijos después de una pesadilla y establecer horarios para acostarse, que los expertos creen que reducirán la frecuencia de las pesadillas.

¿Qué son las pesadillas?

Una pesadilla es un sueño aterrador con un peligro imaginario que suele hacer que los niños se despierten asustados y necesiten consuelo. Aunque los bebés pueden tener pesadillas cuando son pequeños, los expertos dicen que las pesadillas suelen comenzar entre los 3 y los 6 años, son comunes en los niños y disminuyen después de los 10 años.

Las pesadillas suelen ocurrir después de que el niño haya dormido durante varias horas y esté en la fase de movimiento ocular rápido (REM). Durante la fase REM, el cerebro es particularmente activo en el procesamiento de imágenes vivas y nueva información para el aprendizaje y la memoria. Si un niño se despierta de una pesadilla durante la fase REM, las alarmantes imágenes de la pesadilla están todavía frescas y pueden parecerle reales.

Las pesadillas son diferentes a los terrores nocturnos, que son más graves, pero menos comunes. A diferencia de las pesadillas, los terrores nocturnos ocurren en las primeras horas de sueño y hacen que los niños tengan dificultades para dormir. Los terrores nocturnos también se diferencian de las pesadillas en que es difícil despertar a un niño de un terror nocturno y, cuando éste se despierta, tiene poco o ningún recuerdo del episodio que causó el terror.

¿Qué causa las pesadillas?

La poca exploración de las pesadillas de los niños no ha descubierto la causa exacta de las pesadillas. De hecho, las pesadillas pueden ocurrir, aunque no haya una fuente identificable. Sin embargo, los expertos aconsejan que ciertos factores pueden aumentar el riesgo de que un niño tenga pesadillas, especialmente:

  • Una situación estresante o un cambio significativo en su casa o escuela.
  • Privación de sueño o una rutina de sueño irregular
  • Programas de televisión de miedo, películas, historias u otros estímulos perturbadores.
  • Fiebre
  • Ciertos medicamentos

Los expertos señalan que el tema de la pesadilla suele reflejar la etapa de desarrollo del niño. Por ejemplo, los bebés pueden tener pesadillas sobre la ansiedad por la separación, los niños pequeños pueden tener pesadillas derivadas del aumento de las responsabilidades en el hogar o en el colegio, y los sueños de los niños en edades más avanzadas pueden representar escenas de una película de miedo que acaban de ver o de un libro emocionante que acaban de leer.

Consejos para consolar a tu hijo después de una pesadilla.

Los expertos animan a los padres a hacer lo siguiente para calmar a un niño asustado después de una pesadilla:

Calmar y consolar inmediatamente al niño. Los niños que se despiertan asustados de una pesadilla necesitan saber inmediatamente que están a salvo. Asegúrate de que tu hijo esté a salvo y que la pesadilla no sea real. El contacto físico, como abrazar o frotar la espalda de tu hijo después de una pesadilla, también puede ayudar a reducir la ansiedad, al igual que el hecho de sentarte con tu hijo en su dormitorio hasta que esté lo suficientemente calmado como para volver a dormirse.

Ahuyenta la oscuridad con luz o con un peluche. Aniquila los horrores nocturnos de tu hijo encendiendo una luz nocturna o regula la intensidad de la habitación. Dale a tu hijo su osito de peluche favorito o una manta para que se calme y se vuelva a dormir.

No animes a tu hijo a creer en seres imaginarios. Si tu hijo está nervioso después de una pesadilla sobre monstruos en el armario, abre la puerta del armario si insiste. Sin embargo, resístete a pedirle a tu hijo que use una varita mágica o un sable de luz para hacer desaparecer a la criatura imaginaria, por ejemplo. Si bien esas tácticas de monstruos pueden proporcionar un alivio temporal, también confirman que el monstruo existe y, por lo tanto, pueden exacerbar el temor a la hora de acostarse a largo plazo.

  • Da a los niños una sensación de control sobre sus pesadillas. Para aliviar la pesadilla, léele cuentos en los que un personaje supera su miedo a las pesadillas. Los padres también pueden desactivar el aspecto terrible de una pesadilla haciendo un dibujo de la terrible imagen, rompiéndola y tirándola a la basura.
  • Usa imágenes positivas para reemplazar las ominosas. Otra forma de desterrar una pesadilla de la mente de tu hijo es hacer que se concentre en imágenes positivas. Reemplaza las imágenes preocupantes recordándole un recuerdo feliz o un acontecimiento futuro emocionante.

Prepara el escenario para sueños más dulces haciendo que la hora de dormir de tu hijo sea una experiencia tranquila. Tu hijo dormirá mejor por la noche y, como bonus, tú también lo harás.


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados